He aprendido a querer.

He aprendido a querer.

He aprendido  a despertarme. He aprendido a despertarme y buscar a tientas los trozos en que me rompí anoche. Es verdad que cada día aprendes algo nuevo, porque nunca caen en el mismo sitio, como nunca son iguales los amaneceres, no pueden serlo, si no somos los...
Lo de aquella noche.

Lo de aquella noche.

¡Pues si!, ¿ que queréis que os diga?. Después de una semana de madre abnegada, deberes, correr de arriba a abajo, quemar varias veces la comida, algún trapillo que otro con la plancha (odio planchar), romper un par de tarjetas de memoria… y menos mal que llegué...
¿Café?

¿Café?

Calculo que le habría visto un par de veces antes, siempre corriendo pedía un café sin ni siquiera quitarse el abrigo y dejaba las monedas sobre la barra antes incluso de que se lo sirviera. Se lo bebía de un solo trago y me daba los buenos días sin mirarme a la cara....